PRONTUARIO: No hay neoliberalismo, sin traición (Cuarta entrega)

PRONTUARIO: No hay neoliberalismo, sin traición (Cuarta entrega)

462
0
Compartir

PRONTUARIO es una recopilación urgente de data dura, ante la necesidad de frenar el avance de cifras falsas, la manipulación cotidiana de estadísticas sensibles y homenajes mediáticos a héroes de barro. La articulación de porcentajes y personajes, es indispensable para poner de pie a la verdad y desnudar a la mentira.
La potencia de la avalancha de información no contaminada, es directamente proporcional al cinismo y la hipocresía, de los que ya hipotecaron con deuda externa a tres o cuatro generaciones antes de la mitad de su mandato y volvieron a destruir el aparato productivo por tercera vez en 40 años.
Entre los actores sociales que alimentan el archivo de la “histórica vergüenza” y los que no pueden recordar de dónde vienen, porque no les queda en el bolsillo una moneda de “vergüenza histórica”; se construye la ignorancia de millones. Los únicos antídoto son recordar y descubrir, recuperar lo olvidado y apropiarse de lo no conocido.
Es una misión periodística ineludible, ante el poder de destrucción de los escuderos del neoliberalismo, justo cuando la derecha abandonó el estilo autoayuda, budismo zen y fotos de Antonia e ingresamos en la fase gas pimienta, balas de goma y camiones hidrantes.

Capítulo 1
MONOPOLIOS INFORMATIVOS
LA RESTAURACION CONSERVADORA LATINOAMERICANA

Detrás de las cifras de la última presidencial, quedaron demasiadas preguntas sin respuesta. Por cada uno de los derechos que se multiplicaron entre 2003 y 2015, millones de beneficiados ignoraron el propio balance de sus vidas, cuando gritaron “cambio”. Hablados y pensados por los medios, se convirtieron en enemigos de la razón y destruyeron su propio archivo.

En la segunda vuelta ecuatoriana (2 de abril de 2017), la derecha ante la derrota volvió gritar fraude. Se impuso Lenín Moreno (Alianza PAIS) con el 51,04% de los votos, dos puntos más que el candidato de Creo, Guillermo Lasso. Al día siguiente, el banquero denunció “irregularidades” en el proceso electoral, calificó de “ilegítimos” a los resultados que dieron el triunfo al oficialismo y pidió a sus seguidores que se mantengan expectantes en las afueras de las delegaciones del Consejo Nacional Electoral de todo el país. “Las pruebas de irregularidades son muchas. Por eso, no podemos reconocer los ilegítimos resultados”, escribió Lasso en su cuenta de Twitter.

Entre los 8 millones de votos que recibió Cambiemos, hubo muchos asalariados que comprobaron en carne propia, que el FPV colocó al poder de compra de los trabajadores, como locomotora del ciclo económico. Sin embargo, optaron por el espacio que habló en campaña de “paritarias fascistas”.

. La inflación kirchnerista superó el 700%, en 12 años. En paritarias los sueldos de los trabajadores registrados, lograron aumentos cercanos al 1.200%, mientras que los de la economía informal, rozaron el 1.000%.
Los asalariados se quedaron luego de 12 años, con un 43% de la renta general del país, 9 puntos más que en 2003.
. El 12 de abril de 2017, Dujovne habló de la preocupación que tiene el Gobierno macrista, por el 2,4% de inflación de marzo. Pero para ponerle un poco de soda al anuncio, apeló a cifras falsas de la “pesada herencia”, señalando que los índices “son bastante más bajos que los que teníamos en todos los meses del kirchnerismo”.
Estos datos no se ajustan a los números oficiales, ni a los del denominado Indice Congreso que difundía el grupo de diputados que lideraba Patricia Bullrich. Entre 2011 y 2013, sólo en dos oportunidades la inflación superó el 2,4%. En 2014 lo hizo durante siete meses y en 2015 en ninguna. En cambio, la inflación de 2016 fue la más alta en dos décadas.
. La inflación del primer trimestre 2015 (Axel Kicillof), fue del 5,2%. Los primeros tres meses de 2016 (Alfonso Prat Gay), 11,4%. Enero, febrero y marzo de 2017 (Nicolás Dujovne), fue del 6,5%.

Votaron a Macri muchos argentinos que se llenaron la boca hablando de inflación y sin embargo, optaron por el sector que aumentó en ocho años un 740% los impuestos en la Ciudad de Buenos Aires. Eligieron a los que auspiciaban devaluación, levantamiento del cepo sin anestesia (algo que a muchos oídos les sonó parecido a la toma de la Bastilla) y por consiguiente, bancaron la dolarización de la economía cotidiana. Por lo tanto, los preocupados por el incremento del costo de vida, eligieron el modelo más inflacionario que había en vidriera.

. Crecimiento económico argentino, según el Banco Mundial: 2003: 8,8; 2004: 9; 2005: 9,2; 2006: 8,4; 2007: 8,6; 2008: 3,1; 2009: 0,1; 2010: 9,1; 2011: 8,6; 2012: 0,9; 2013: 2,1; 2014: 0,5 y 2015: 2,4. Los números oficiales de Cambiemos, marcaron en 2016 una caída de la economía del 2,3.
. La unificación monetaria fue indispensable, luego de crisis que produjo el neoliberalismo en 2001. El kirchnerismo rescató la totalidad de las cuasi-monedas, por un valor de 8.000 millones de dólares.

Entre los votantes de la alianza conservadora, existieron muchos ciudadanos que durante décadas mostraron su preocupación por las consecuencias de la deuda externa, pero optaron por la propuesta política que triplicó la porteña en el período 2007-2015 (de 574 millones de dólares a 1.794 millones) y que prometía desde la Nación, volver con desenfreno al mercado de capitales.

 El 29 de marzo de 2017, el INDEC confirmó que en el primer año de Macri presidente, la deuda externa llegó a 192.462 millones de dólares, cifras que muestran un incremento del 13% respecto a 2015. Paralelamente, la balanza de pagos arrojó un déficit de 15.024 millones de dólares, un 10% por debajo de la pérdida de 16.806 millones registrada en 2015.

Con su voto también sostuvieron, a un grupo económico que quedó a flote en 1982, con la estatización de sus obligaciones en dólares; la medida más socialista de la historia del neoliberalismo argentino. Los responsables fueron dos viejos conocidos de los Macri: Domingo Cavallo (presidente de aquel Banco Central) y Carlos Melconian (jefe del departamento de Deuda Externa, del mismo banco).

La estatización, a través de regímenes de seguros de cambio, se dispuso en septiembre de 1982 y significó cerca de 17 mil millones de dólares, sobre un total de poco más de 43 mil millones, que totalizaba la deuda externa declarada en 1983.
Entraron en los botes estatales que los salvó del naufragio, Cogasco (1.348 millones de dólares), Autopistas Urbanas (951), Celulosa Argentina (836), Acindar (649), Banco Río (520), Alto Paraná (425), Banco de Italia (388), Banco de Galicia (293), Bridas (238), Alpargatas (228), CitiBank (213), Naviera Perez Companc (211), Dálmine Siderca (186), Banco Francés (184), Papel de Tucumán (176), Minetti (173), Banco Mercantil (167), Aluar (163),  Banco Ganadero (157), Celulosa Puerto Piray (156), Banco Crédito Argentino (153), Banco Comercial del Norte (137), Banco de Londres (135), Banco Tornquist (134), Banco Español (134), Sade (125), Sevel (124), Banco de Quilmes (123), Interama (119), Cía. de Perforaciones Río Colorado (119), Swift Armour (115), IBM (109), Banco Sudameris (107), First National Bank Of Boston (103), Astra Evangelista (103), Mercedes Benz (92), Banco de Crédito Rural (92), Deutsche Bank (90), Industrias Metalúrgicas Pescarmona (89), Banco Roberts (89), Banco General de Negocios (87), Alianza Naviera Argentina (82), Propulsora Siderúrgica (81), Ford (80), Astilleros Alianza (80), Masuh (80), Continental Illinois National Bank (76), Banco Shaw (73), Pirelli (70), Deere (69), Cemento Noa (67), Banco Supervielle (65), Alimentaria San Luis (65), Loma Negra (62), Selva Oil Incorporated (61), Macrosa (61), Sideco Argentina (61), Chase Manhattan Bank (61), Bank Of America (59), Astra (59), Deminex Argentina (57), Industrias Pirelli (56), Esso 55 La Penice (53), Manufactures Hanover Trust (53), Petroquímica Comodoro Rivadavia (52), Fabril Financiera (52), Panedile Argentina (51), Fiat (51) y Banco Provincia de Buenos Aires (50).

Muchos de los que eligieron a Macri, eran dueños, laburantes y proveedores de Pymes, sin embargo votaron al que prometía libertad de comercio y apertura de los mercados; optaron por el partido que terminaría con cientos de miles de pequeños emprendimientos, como sucedió primero con Martínez de Hoz y luego con Domingo Cavallo.

El secretario Pyme del Ministerio de Industria, Horacio Roura, afirmó que durante la última década se crearon unas 200.000 pequeñas y medianas empresas en Argentina, al participar como expositor de las IX Jornadas Anuales de Microfinanzas en Argentina 2015. “En los últimos 10 años la cantidad de Pyme en Argentina aumentó casi 50%, pasando de 400 mil en 2003 a cerca de 600 mil en la actualidad”.

Sin duda, también hubo miles de jubilados en el voto macrista y seguramente alguno de ellos, fue uno de los 3 millones que lograron el beneficio, sin tener todos los aportes. Creyeron ingenuamente en Macri, los que sumaron dos aumentos anuales a través de la Ley de Movilidad y vieron como desde 2003, la jubilación mínima en la Argentina aumentó un 2.766%.

. Durante la década del ’90, la jubilación mínima estuvo congelada en 150 pesos. Cuando asumió Néstor Kirchner, decretó un aumento que la llevó a 220 (46%). Hasta la sanción de la Ley 26.417 de Movilidad Jubilatoria (dos incrementos por año, marzo y septiembre), el Gobierno realizó 14 aumentos por decreto. La movilidad opera desde marzo de 2009.
. Con la nueva Ley, el aumento en 2009 fue del 19,89%, en 2010 del 26,50%, en 2011 del 37,06%, en 2012 del 31,05%, en 2013 del 31,78%, en 2014 del +30,47% y durante 2015 del 33,03%.
. Pesada herencia: Eliminación de las AFJP, que manejaban el 75% de los fondos de los jubilados; devolución del 13% a jubilados y empleados públicos (descuento que efectuaron De la Rúa, Bullrich y Cavallo); 3 millones de nuevos jubilados que tenían aportes parciales o nulos, hoy cobran su jubilación, mientras cancelan su deuda previsional; doble aumento anual a jubilados y pensionados, luego de una década de congelamiento; jubilación para las amas de casa; descuentos de 80% en medicamentos a afiliados del PAMI y tarjeta Argenta.

Ese mismo sector optó en Capital, por una candidata a diputada que en 2001 les sacó el 13% y que finalmente se sumó al gabinete como ministra de Seguridad. Votaron a un partido que eligió como heredero del jefe de Gobierno porteño, al dirigente que destrozó el PAMI en tiempos de la Alianza.

“El PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente). Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda”. Carta de René Favaloro a Fernando De la Rúa (29 de julio de 2000).

Entre los votantes de Cambiemos, hubo beneficiados por la Asignación Universal por Hijo. Esos argentinos no repararon que los economistas del PRO, prometían desfinanciar al Estado eliminando retenciones. Y tampoco les importó que uno de sus referentes, señalara que el destino de esos planes era “la canaleta del juego y la droga” y otro planteara que “las chinitas” de su provincia, se embarazaban “para cobrar una platita”.

La Universidad Católica Argentina señaló a fines de marzo de 2017, que el kirchnerismo redujo drásticamente la pobreza y la indigencia. El Observatorio de la Deuda Social de la UCA, entregó un análisis de lo sucedido entre 2003 y 2015, pocos días después de confirmar que el Gobierno de Macri, condenó a vivir bajo la línea de pobreza a un millón y medio de personas y que los nuevos indigentes de Cambiemos, sumaban 600 mil.
La Católica dijo que si se toma como base la anterior metodología del Indec, entre 2003 y 2015 la pobreza descendió del 54,3% al 21% y la indigencia del 25,2% al 5%.
Agregó que si el cálculo se hace en función del nuevo sistema implementado por el INDEC de Todesca, entre 2004 y 2015 la pobreza cayó del 57,9% al 30%, mientras que la indigencia pasó del 18,5% al 5,3%.

Docentes que votaron a Macri no tuvieron en cuenta cuando enfrentaron las urnas, ni la falta de miles de vacantes en la ciudad de Buenos Aires, ni las aulas containers, ni las aulas durlock, ni el 0800 de persecución ideológica, ni los descuentos por los días de paro, ni la mordaza que les impide hacer declaraciones públicas, ni el monumental aumento de los subsidios a las escuelas privadas.

. La Ciudad de Buenos Aires es la jurisdicción con más alumnos en escuelas privadas del país y la que ostenta la mayor oferta de educación no estatal. En los dos últimos años de la gestión de Mauricio Macri, el gobierno porteño gastó mensualmente, 6.700 pesos por cada alumno que cursa en el sector privado.
. Pesada herencia: Programa “Conectar igualdad”(distribución 3.400.000 netbooks para estudiantes secundarios); construcción de más de 1.500 escuelas en todo el país; Programa Nacional de Alfabetización; derogación de la Ley Federal de Educación y promulgación de la Ley de Educación Nacional, para considerar obligatoria, la enseñanza media; 6,47% del PBI para Educación; implementación de la ley de Educación Técnico Profesional; Programa Nacional de Inclusión Educativa; Programa Fines y Creación de 19 universidades (El presupuesto universitario aumentó un 172% a lo largo del período y pasó de 1.624 millones a 4.412 millones de pesos en 2007. Los salarios promedio de los docentes universitarios aumentaron un 174% en el período 2003-2007).

Entre los votantes macristas seguramente hubo homosexuales, que en lugar de optar por el sector que posibilitó que pudieran casarse o elegir su identidad; lo hicieron por el tipo que cuando era presidente de Boca, dijo que ellos eran “víctimas de una desviación” y que no eran “cien por cien normales”.

“Si me ponés en la situación de un niño en condiciones de abandono, frente a una vida que va a ser muy dolorosa, muy triste y nadie lo quiere, pero hay una pareja de homosexuales que lo quiere adoptar… Y bueno, que lo adopte. Pero hay que pensar en la discriminación que puede sufrir ese chico” (Gabriela Michetti a La Nación, noviembre 2012).

Los usuarios del subte, votaron al que aumentó la tarifa más de un 300%; al que cambió metrobuses por la promesa de 10 kilómetros de vías bajo tierra por año y al que encabezó un negociado tan vergonzante como millonario, comprando chatarra al Metro de Madrid.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Argentina con un PBI de 460 mil millones de dólares, presentó en 2015 el PBI más alto luego de Brasil (2,3 billones de dólares) y México (1,2 billones de dólares). El crecimiento del Producto Bruto Interno entre 2003 y 2008, superó el 8% por año promedio y lo elevó a 340 mil millones de dólares. Ese lapso, fue el de mayor crecimiento de los últimos 100 años (entre julio de 2003 y marzo de 2007, el PBI se elevó un 37,8%, dato inédito en la historia de la economía argentina).

Parejas que soñaron con un tratamiento de fertilización asistida y votaron por los lobistas de la medicina privada (Juan Tonelli, novio de Michetti), que en el Congreso se opusieron a la ley.
También lo hicieron porteños sin vivienda, que votaron al que prometió construir 10 mil unidades por año y solo hizo 350 en dos períodos de gestión.
Por supuesto que hubo médicos en el voto PRO, pero no importó demasiado la represión en el Borda, ni la promesa incumplida de un hospital en Lugano o restarle presupuesto al Garrahan en todos los ejercicios.

En el mini Davos de 2016 que se llevó a cabo en el CCK, Macri arrancó en inglés planteando: “Hace nueve meses la Argentina estaba al borde de otra crisis pero los argentinos decidimos cambiar, reaccionamos a tiempo y logramos cambiar”. Pero en la información oficial que difundió el Gobierno en el Foro, los datos socioeconómicos no hablaban de “pesada herencia”.
Bajo el título “Why invest” (“¿Por qué invertir?”), el sitio oficial del encuentro enumeró una serie de indicadores que no coincidían con ese diagnóstico. El texto destacaba que el país es “número uno en el ranking de desarrollo humano e índice de Educación en la región”, “tercera mayor economía de la región”, “segundo PBI per cápita más alto de la región” y el menor índice de GINI de la región (distribución más equitativa del ingreso).
Lejos de “los palos en la rueda”, con los que el presidente simbolizó juicios y ausentismo, el documento hablaba de “mano de obra de primer nivel, reconocida por sus capacidades técnicas, creatividad y versatilidad”.
El Gobierno señalaba en ese recorrido, que la Argentina era un país con una desocupación del 6%, con la menor desigualdad social en toda la región y la mayor clase media, con unas instituciones sólidas y una infraestructura bien desarrollada.

Un montón de argentinos votaron a la oposición empujados por las denuncias de corrupción contra el Gobierno nacional. Pero extrañamente, optaron por un hombre que rescató la Corte Suprema menemista, en la causa por contrabando de autopartes; al procesado por montar una red de escuchas telefónicas y al grupo económico que dejó en el Correo, un muerto de casi 300 millones de pesos.
Todos los ciudadanos que le entregaron a Cambiemos el gobierno de Morón, parece que no recordaron quién fue el cómplice de Juan Carlos Rousselot, en el tristemente célebre negociado de las cloacas.

El 23 de marzo 2017, la Auditoría General de la Nación aprobó por unanimidad las cuentas de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner en 2015 (siete miembros, del PJ, FPV, UCR y FR). Lo mismo había sucedido con los balances 2013 y 2014.

Posiblemente, alguien que aplaudió a Néstor Kirchner cuando dijo que la disyuntiva era “políticos o gerentes” en la Casa Rosada, finalmente se quedó con el candidato que en el Coloquio de IDEA 2015, prometió regresar al año siguiente con su gabinete, para poder acordar la política económica con los empresarios.

“Cuando en la Argentina cambia la estructura de la sociedad tradicional por una configuración moderna que redistribuye las clases, el medio pelo está constituido por aquella que intente fugar de su situación real en el remedo de un sector que no es el suyo y que considera superior. Esta situación por razones obvias no se da en la alta clase porteña que es el objeto de la imitación; tampoco en los trabajadores ni en el grueso de la clase media. El equívoco se produce a un nivel intermedio entre la clase media y la clase alta, en el ambiguo perfil de una burguesía en ascenso y sectores ya desclasados de la alta sociedad” (Arturo Jauretche).

Existieron votos de Cambiemos entre trabajadores de YPF y Aerolíneas, beneficiarios de Procrear y Progresar, usuarios del Ferrocarril y padres que vacunaron a sus hijos con alguna de las 19 gratuitas. Argentinos amnésicos que no se acuerdan de Iron Mountain, de Fernando Niembro, de los 82 medios estafados en 2015 con pautas publicitarias que nunca recibieron (“error de carga”), de los 7 muertos por las inundaciones de abril de 2013, de la brutalidad de la UCEP, del Fino Palacios, de 130 leyes vetadas o de los pibes calcinados en un taller clandestino de Flores…

El 5 de febrero de 2014, un incendio arrasó las estructuras del edificio de Iron Moutain en Barracas y provocó el derrumbe de una pared que cayó sobre un grupo de bomberos y rescatistas que intentaban sofocar el fuego. En el lugar murieron 8 bomberos y 2 rescatistas de Defensa Civil.
El incendio fue intencional, de acuerdo a la conclusión a la que llegaron los peritos de la Policía Federal.
El Fondo Buitre “Elliott Management”, es el propietario de Iron Mountain y de sus instalaciones en Argentina. Esta empresa que supuestamente se dedica a la protección de documentación y al almacenamiento de archivos de empresas, casualmente sufrió incendios similares en Estados  Unidos (dos en Nueva Jersey), Inglaterra (Londres) y Canadá (Ottawa).
Robert Davidson, jefe de bomberos municipal de Nueva Jersey, declaró: “Seguro que el primero de los incendios, se produjo intencionalmente” y es “muy probable”, que el segundo también.
La empresa guardaba documentación de empresas de comercio exterior y casualmente, el incendio se produjo luego que el Gobierno Nacional, a través del Banco Central anunció una investigación por fraude fiscal de 6.500 millones de dólares.
En el depósito había archivos de empresas bancarias, telefónicas y petroleras.
Iron Moutain vendía a sus clientes, su “total protección contra incendios”, “red hidratante, rociadores de incendios y control estricto de humedad” y un “sistema de detención temprana” para prevenir el fuego en sus instalaciones”.
En diciembre de 2009, la empresa fue distinguida por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por ser una de las tres primeras inscriptas en el Registro de las Empresas de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Ciudad de Buenos Aires.
Cuando el fuego se llevó los secretos de los lavadores de dinero más importantes del país y diez vidas, el director de la Agencia de Control Gubernamental de la administración de la ciudad de Buenos Aires, era Gómez Centurión.

La lista es tan grande, como la brecha que existe entre la mano que les dio de comer y los grupos económicos que en el pasado, les sacaron la comida de la boca.

“Clase media, medio rica, medio culta, entre lo que cree ser y lo que es, media una distancia medio grande / Desde el medio mira medio mal a los negritos, a los ricos a los sabios, a los locos, a los pobres / Si escucha a un Hitler, medio le gusta y si habla un Che, medio también /A veces, solo a veces, se dá cuenta (medio tarde), que la usaron de peón en un ajedrez que no comprende” (Mario Benedetti)

 A millones de argentinos, les arrancaron la posibilidad de identificar al enemigo y los transformaron en seres indefensos. La democracia permite que sus detractores, también puedan ser electos; una indefensión a la que quedó expuesta desde su nacimiento. Los protagonistas, los que colaboraron o los que fueron cómplices lejanos de cada golpe de Estado, quedaron legitimados a través de listas que llevaron sus nombres o el de sus herederos (Domingo Cavallo diputado nacional, 1987-1989. Ingresó al Congreso como extrapartidario de la lista del PJ Córdoba, que armó De la Sota).

Con el Programa Federal de Desendeudamiento, hasta 2015 las provincias reestructuran el 89% de las deudas con el gobierno nacional, por más de 65.500 millones de pesos.

El pasado y la memoria son tesoros que la derecha devaluó por necesidad, apostando al país amnésico. Para el neoliberalismo, la historia adulterada es el plato del día; siempre rociado generosamente por una caricatura repleta de falsos héroes.

Foto: Presentación de PRONTUARIO en la Feria del Libro, junto a Víctor Hugo Morales y Rodolfo Braceli. 

No hay comentarios

Dejar una respuesta