El desafío de fortalecer al Mercosur

El desafío de fortalecer al Mercosur

445
0
Compartir

Por Francisco Dos Reis, Presidente de la Asociación Latinoamericana de las Micro y Pequeña Empresas (ALAMPYME)

En Brasil podemos ver una muestra del avance neoliberal en América latina: con el país hermano girado hacia la derecha se abrirían las puertas a tratados de libre comercio con Estados Unidos y la Unión Europea, perjudicando, otra vez, al desarrollo de las economías nacionales. En el país, la destrucción de las PYMEs, que son las grandes generadoras de empleo, será una de las primeras consecuencias. Las pequeñas y medianas empresas no pueden competir con los bajos costos y la escala de producción de las grandes empresas transnacionales. El sector ya lo sufrió en los ‘90 y se levantó, con muchas dificultades en la última década, aunque sin el apoyo necesario de políticas públicas.

La receta es fortalecer al Mercosur. Y a su vez, a las PYMEs. Desde ahí, se puede comenzar a planificar políticas a nivel regional, que hagan sostenible el crecimiento de la región y su inserción en un mundo. Sin un Mercosur fuerte que impulse la alianza entre las PYMEs de la región, será cada vez más complejo el desarrollo de la América latina.

Estos últimos días pudimos ver un procedimiento contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien fue elegida democráticamente y tuvo amplio apoyo popular. Sin embargo, se cargó contra ella un proceso de impeachment. Lo acontecido en la Cámara de Diputados fue una parodia que sin dudas concluirá en los próximos días en el Senado cuando la mayoría vote por el apartamiento temporario de la mandataria para que sea juzgada en un juicio político. Al menos 50 legisladores, de un total de 81, ya se pronuncian en los medios a favor de aquello.

Sin dudas, la situación impactará de lleno en el Mercosur. Nos preocupa y, críticos de ese despliegue de la derecha, no perdemos la memoria: Lo que ahora se ve en Brasil es un coletazo de un proceso que tuvo diferentes episodios en Honduras, en 2009; y en Paraguay, en 2012. También dejó heridos al Ecuador, a Bolivia y a Venezuela. También a la Argentina, que desde el 10 de diciembre pasado está gobernado por un partido conservador.

La oleada neoliberal que se evidencia en América latina pretende hacernos creer que se abrirán los mercados para que aumenten las compras, pero no, en el mercado sólo se vende, sobre todo en la actual crisis que golpea a países de todas las latitudes. También, quieren desinformarnos al anunciar que la apertura permitirá el aumento de las inversiones, pero, ¿para qué? La derecha apuesta a la maquinaria mientras que las PYMEs de la región sostenemos que es necesario invertir en la sociedad. Fortalecer las escuelas y las universidades, fundamentales para el desarrollo económico y nuestras empresas, es una de las vías para vislumbrar un futuro positivo, con profesionales y personas éticas para sostener intercambios que favorezcan a la sociedad y no a unos pocos, esos que siempre son los mismos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta